martes, 12 de julio de 2011

Madrid, ida y vuelta con una semana de diferencia

Viajo a Madrid en el vagón de cola. Compartimento turístico está serigrafiado sobre el cristal de la puerta. El sitio lo ha elegido Ana y me gusta. Un poco lejos de la cafetería para mis hábitos ferroviarios. Pero me da igual. No he venido dispuesto a echar nada en falta. En la pantalla intentan devolver no sé que daga a un supuesta montaña mágica. Para variar un truño de película. En mis oídos Wilco saca punta a sus guitarras. Salimos de la Zaragoza con este panorama audiovisual y el sol enfoca los campos de trigo con el luminoso propósito de incendiarlos. Acaricio con mi mano derecha el lomo de Sukkwan Island y digo adiós a la capitalidad europea de la cultura. Buenos días resto de mi vida.


El tren de Madrid parece que no termina salir nunca. Los auriculares morados de Renfe puestos, he fet un salt, un salt estrany, que ens ha aixecat més de tres pams. He visto la casa que se ha comprado Julia y me he quedado tranquilo al comprobar que el Isidro Ferrer es el complemento ideal para esas paredes tan blancas y luminosas. Muy a gusto he estado en Guadarrama. ¡Vivan las reuniones de viejas glorias!. En la instalación ondeaban la bandera española, la brasileña y la del estado vaticano. Menuda tienen montada los padres agustinos. La central nuclear esta preparada para recibir la visita de su Papa. Hemos cerrado el encuentro entre profiteroles y sidra. El mercedes blanco roto nos devolvió a la estación de nuestras miserias. Tengo que leer algo de Sándor Márai, le preguntaré a Marta. Se me van cerrando los ojos mientras pienso en lo diferente que es el paisaje que rodea Madrid según el lado por el que le entras.

3 comentarios:

ana dijo...

ay niño, es que a mi el trajin de la cafeteria me da agonia, el proximo al ladito mismo!

Valentina dijo...

Besitos
Valentina

Valentina dijo...

Si lo pasamos bién y pudimos felicitar a Lidia.

Los abuelos ya están mayores, ya habiamos estado hace muchos años en Alquezar, la verdad es que es muy bonito y a mi madre como es Alquezar de apellido le hacia mucha ilusión.

Que pases un verano muy feliz

Besicos
Valentina