lunes, 20 de julio de 2009

BAR MIGUEL (Real Jaca for beginners I)


Hay rincones en Jaca que han logrado sobrevivir a los aires de transformación impersonal que parecen ser imprescindible hoy en día para atraer a la clientela (caterva de esquiadores de postal y demás segundos residentes con pretensiones), que pisan eventualmente “la perla del Pirineo”. Pero todavía hay ciertos lugares poblados por irreductibles jacetanos que resisten todavía y siempre al invasor…
Comenzamos esta muy particular (y discutible) lista por el principio y el elegido no podía ser otro que el Bar Miguel, templo del guasillo, el "vino quemao", la empanadilla y la croqueta casera. Porque pocas cosas hay más satisfactorias tras una jornada de trabajo que dirigir nuestro culo a una de las sillas de eskay marrón del fondo y charrar con Miguel mientras consumes lo que te apetece, o lo que le ha dado la gana servirte. Que en este bar el camarero no es sujeto pasivo sino que interviene, influye y condiciona lo que te va a servir. Y ahí reside gran parte del encanto, en Miguel, en como tenga el día, en los abrazos y besos que te dé, en lo que te cuente, en lo que te sirva.

Anécdotas hay muchas, pero me las guardo que ya sabéis que me gusta contarlas cuando nos juntamos y sale el tema. Además no voy a romper ahora el encanto y la sorpresa de esta parada obligatoria para toda la gente que viene de visita. Pues eso, que la casa de la discordia tiene un punto de encuentro, un bar de verdad ¡abajo la dictadura del vidrio y el metal! y eso aceptando que las cosas de verdad tiene aristas, fotos ahumadas, mostradores desgastados, vasos opacos, aceites reutilizados, cuartos de baño peculiares, y polvo en los rincones.

7 comentarios:

ana dijo...

Dile que abra una sucursal en Huesca anda.

Encantaria dijo...

Miguel se merece un monumento, pero su madre una calle!! esos vinos, esas croquetas, ese sírvete tú mismo... me encanta cuando me deja entrar detrás de la barra, esas sillas del año de María Castaña...es uno de esos lugares que a los que siempre te gusta volver.

Anónimo dijo...

el mejor beso que me han dado en un bar...y la mejor empanadilla, por supuesto
Miguel forever
seguiremos subiendo muchos años a Jaca

Pilara dijo...

y esas tapas de borrajita y judietas verdes?? Miguel for president!

ladybird dijo...

Estais realmente pirados, no va en serio ¿verdad?

Roncesvalles dijo...

Y las botellas de agua mineral rellenas con agua del grifo? Y los chatos de vino que se han llenado con las sobras de otros vasos? Eso sí, es el único bar donde te dejan enfadarte mientras juegas al guiñote. Miguel, un encanto. De ahí radica el glamour del bar. Saludos a tod@s.

Anónimo dijo...

Y KE ME DECIS DEL CERRAR EL BAR CON TODOS DENTRO PARA KE NO ENTRE EL BOLIGA DEL BARRIO